¿Qué es?

Se entiende por energía solar térmica, la transformación de la energía solar en calor o energía térmica. La energía solar térmica se encarga de calentar el agua o el aire de forma directa gracias a los colectores solares.

La energía solar térmica es ya una manera tradicional de conseguir agua caliente de forma renovable para uso domestico utilizándose también hoy en día para climatización de edificios, piscinas e industrias.

A través de unos captadores solares se obtiene la energía del Sol, que tras almacenar en un depósito de acumulación, y con los correspondientes sistemas de regulación y control permite su utilización para muy variadas aplicaciones.

Una tecnología que va avanzando muy rápidamente es el frio solar y ya se dispone de sistemas mixtos de climatización que funcionan con el sol.

España es un país privilegiado, nuestro petróleo está ahí arriba y aunque algunos intereses intenten que miremos hacía otras fuentes, carece de sentido que un español para darse una ducha  utilice gas, gasoil o energía eléctrica. Prueben a llenar una manguera de agua, déjenla al sol y tengan cuidado al abrir la llave por que se pueden quemar.



Piensen en el ahorro económico que se puede conseguir, si además de calentar el agua de las duchas, utilizáramos nuestra energía solar para calentar el agua del lavavajillas o la lavadora, para apoyar los sistemas de calefacción, para climatizar piscinas…