Conexión a red

Las instalaciones fotovoltaicas de conexión a red son aquellas cuya producción de energía se vuelca directamente sobre la red de distribución.

En estas instalaciones el propietario elige la opción de vender la energía que produzca a la compañía distribuidora propietaria de la línea donde la instalación se conecta.

A día de hoy, a pesar de que las primas se han visto reducidas, una bajada en los costes de los materiales y equipos ha hecho que este tipo de instalaciones sigan siendo rentables. Independientemente de la seguridad, tanto por cuestiones económicas como de abastecimiento, (autoconsumo, recarga de vehículo eléctrico, estabilidad de suministro, etc…) que en un futuro muy cercano puede proporcionar el tener una instalación de generación de electricidad propia.

En España se prevé una constante subida de las tarifas eléctricas, esto acompañado de una bajada en los precios de los materiales y equipos necesarios para las instalaciones fotovoltaicas, dibuja un futuro muy cercano en el que el consumir la energía generada mediante una instalación fotovoltaica o consumirla directamente de las compañías distribuidoras sea mas favorable. Hablaremos entonces de la “paridad” económica, además, la energía solar ofrece otras muchas ventajas para los ciudadanos, como la independencia energética, reducción de emisiones, ahorro en las importaciones, etc.